Estudio de la geometría sagrada

  

Muchas personas a lo largo de la historia se han preguntado cómo está hecho y como sido creado el universo. Unos hablan de mitología, otros de religión, otros de la obra de un Dios, la ciencia le intentan dar un sentido matemático a través de fórmulas pensadas y puestas a prueba mediante experimentos a diferentes escalas, magnitud, y yuxtaposición de opiniones.

En este experimento se intenta dar otra perspectiva al asunto. Da igual quién o qué, o cómo se diseñó el universo. Quizá comprendiendo el diseño a través de la meditación y a través de la experimentación en simbiosis se puede llegar a comprender la primera causa que dio origen al todo.

Sin entrar en mucho detalle se trata de experimentar el universo como una geometría diseñada y creada a partir de unas ideas. Un sistema de dimensiones fractales en escalas vibracionales de diferente longitud de onda más allá de lo que se puede ver sentir o leer o tocar.

Quizás sean los sentidos los que engañan a la mente, o quizá la mente quien juegue con los sentidos. O quizá una suma de todos ellos lo que no permite ver lo que está oculto tras las formas.

Remontándonos a la época de platón, en la antigua Grecia, un gran filósofo sin instrumentos ni un gran presupuesto en maquinaria y con una matemática en estado natal, escribió la teoría que se puede desvelar leyendo varios de sus libros. Se la conoce como el mundo de las ideas y del mundo de las cosas. El mundo de las cosas era reflejo del mundo de las ideas, y la forma de reflejar las ideas era utilizando lo que en su día le llamó, la geometría sagrada.

Esta geometría sagrada, conocida por los platónicos y muy utilizada en construcciones tanto la edad clásica como la época medieval, recuperadas en renacimiento, y bastante olvidadas hasta que la ciencia cuántica ha empezado de nuevo en la visión del mundo por parte de los científicos, son simplemente una suma de verdades fácilmente visibles a través del estudio de lo que él llamó el mundo de las cosas.

La geometría esférica y la geometría lineal con unas interesantes variables llamadas Pi y Phi, y unas proporciones que se conocen como áuricas. Si a esto le sumamos la teoría de los spines, la teoría de los electrones más allá de simples partículas sino como ondas y la extrapolamos a toda la materia, tenemos que todo el universo está compuesto de vibraciones, y en este caso la geometría sagrada sería la forma de lograr el equilibrio de tanta vibración, si incluimos la idea del sistema multidimensional y añadimos un pequeño vector de equilibrio que mantiene cada dimensión estable, tenemos una buena explicación de la realidad del universo bajo la suma de ideas de muchas corrientes de pensamiento a lo largo del a historia, incluyendo los bocetos artísticos que aparecen en las cosechas de maíz por obra de (borrachos a ojos de mentes cerradas a la realidad que no estamos solos en el universo) con herramientas que el ser humano no tiene ciencia para recrear, en cuanto a dimensiones y precisión.

En este experimento lo que se trata de conseguir es a través de los pequeños ejemplos de geometría que se exponen aquí para realizar a modo de papiroflexia y unas cuantas meditaciones detrás, trabajo que cada uno debe hacer, llegar a contrastar las líneas anteriormente descritas por sí mismo. Son siete simples modelos geométricos que hacen referencia a las siguientes ideas. Los cuatro elementos básicos, tierra, aire, agua, fuego y los tres elementos no densos, el prana, el mercaka y la esfera de vibraciones.

 

  • Geometría universal desvelada y/o geometría sagrada.
  • Artes de la papiroflexia.
  • Ver más allá de las formas como corpúsculos, sino como vibraciones encapsulados en un sistema geométrico multidimensional.
  • Abrir la mente y empezar a ver con los ojos del corazón.
  • Otros muchas enseñanzas gracias a esta nueva herramienta de aprender a ver, que se puede comprobar mirando el mundo después de haber realizado este experimento.

   

Dar sentido a la vida, comprendiendo que soy dónde estoy como estoy hecho hacia dónde voy y por qué he nacido.

Buscar más de lo que nos han enseñado en la escuela, y ver la vida como la verdadera escuela, parte de un plan perfecto externo e inmutable que siempre existido y siempre existirá y nosotros simplemente como estudiantes de esta nueva realidad.

 

Darse cuenta que no es todo como nos dicen que es y empezar a descartar conocimiento que viene del exterior incluido estas líneas y aprender a través de la práctica recordando, lo hacíamos cuando éramos niños a través de la experiencia, el juego, y la meditación.